Visita al Cabril

ÚNICO CEMENTERIO DE RESIDUOS RADIACTIVOS DE BAJA Y MEDIA ACTIVIDAD EN ESPAÑA; CONCRETAMENTE EN CÓRDOBA

Trataremos este tema, ya que alumnos de nuestro mismo centro (I.E.S El Carmen) anteriormente realizaron una visita a `El Cabril´ con el motivo de observar instalaciones, la actividad que allí realizan sus trabajadores, así como conocer un poco más sobre la importancia de este lugar.

El Cementerio de Residuos Radiactivos de `El Cabril´ se encuentra en el término municipal de Hornachuelos, en Córdoba y a apenas 50 Km en línea recta del municipio donde vivimos, Cazalla de la Sierra (Sevilla).

¿Qué se almacena en `El Cabril´?

El Centro de Almacenamiento de El Cabril está diseñado para almacenar de forma definitiva:

Residuos de baja y media actividad (RBMA)

La mayor parte de los residuos radiactivos generados en España son residuos de baja y media actividad. Se generan en hospitales, centros de investigación, industrias y centrales nucleares.

Residuos de muy baja actividad (RBBA)

Dentro del grupo de residuos de baja y media actividad se incluyen los residuos radiactivos de muy baja actividad que, por su bajo contenido radiactivo, precisan de menores requisitos para su gestión. Los residuos radiactivos de muy baja actividad son materiales sólidos, generalmente chatarras y escombros, que contienen isótopos radiactivos. La mayor parte de estos residuos tiene su origen en el desmantelamiento de las centrales nucleares, y representan un volumen muy importante dentro del conjunto de residuos de baja y media actividad.

La Gestión de los RBMA

El sistema de almacenamiento se basa fundamentalmente en la interposición de barreras de ingeniería y de barreras naturales que aíslan de forma segura los materiales almacenados garantizando la protección de las personas y del medio ambiente.

Los residuos de baja y media actividad llegan a El Cabril en transportes especializados y se descargan en la zona de acondicionamiento o bien en alguno de los almacenes temporales.

La mayor parte de los residuos generados en las centrales nucleares, llegan acondicionados en bidones. Los procedentes de hospitales, centros de investigación o industrias, son tratados y acondicionados en las propias instalaciones de El Cabril.

Los bultos recibidos se introducen en contenedores de hormigón. Cuando un contenedor llena su capacidad, se inmoviliza mediante mortero inyectado formando un bloque compacto. Este bloque se introduce en la celda de almacenamiento.

Una vez completa la celda de almacenamiento, se cierra con una losa de hormigón armado y se impermeabiliza.

Una vez completas todas las estructuras de una plataforma, se cubrirá con una cobertura final formada por diferentes capas drenantes e impermeabilizantes que terminarán con una última capa de tierra vegetal, buscando su integración en el entorno. En este momento, comenzará la fase de vigilancia y control del emplazamiento, con una duración estimada de 300 años.

Tratamiento y Acondicionamiento de Residuos Radiactivos

Desde el momento en que se generan y hasta que se almacenan, los residuos radiactivos se someten a un proceso de acondicionamiento que depende, fundamentalmente, de sus características físico-químicas y radiológicas.

Residuos líquidos

Los residuos líquidos se segregan en función de su condición acuosa u orgánica. Posteriormente, se tratan utilizando métodos físicos y químicos, con la finalidad de reducir su contaminación y su volumen.

Dentro de los métodos físicos se emplean la filtración, la centrifugación y la evaporación. Los métodos químicos más habituales son la precipitación y el intercambio iónico.

Finalmente tienen que solidificarse, pues es la forma más segura de transportarlos y almacenarlos. Para ello se mezclan uniformemente con hormigón, mortero o cemento.

Residuos sólidos

Los residuos sólidos se segregan en función de su contaminación y de sus propiedades físico-químicas. El objetivo principal es reducir el volumen a tratar. Para ello, se emplean técnicas de descontaminación, troceado, trituración y compactación.

Se inmovilizan posteriormente creando un bloque con cemento.

Los residuos orgánicos se incineran con el objetivo de poder solidificarlos, bloqueando posteriormente las cenizas con mortero.

Las Instalaciones

El Centro de Almacenamiento de El Cabril cuenta con dos zonas diferenciadas por sus funciones: la zona de edificios y la zona de almacenamiento.

Esta separación permite un desarrollo eficaz de las actividades, facilitando el seguimiento y control de las mismas y diferenciando las zonas con reglamentación radiológica.

Zona de Edificios

Se encuentran en ella los edificios de acondicionamiento, donde tienen lugar las actividades de tratamiento de residuos, y la sala de control, desde donde se realizan las operaciones y el seguimiento y supervisión del funcionamiento de la instalación. También dispone de laboratorios para la verificación de l

a calidad de los residuos.

En la zona de edificios se encuentran los servicios auxiliares que dan soporte a la instalación.

Zona de almacenamiento de residuos de baja y media actividad (RBMA)

Está formada por dos plataformas: la plataforma norte, constituida por 16 estructuras de almacenamiento, y la plataforma sur, constituida por 12.

Zona de almacenamiento de residuos de muy baja actividad (RBBA)

Está formada por una plataforma en la que se contemplan cuatro estructuras que se construirán en función de las necesidades de almacenamiento. Actualmente hay dos estructuras construidas