Viaje a Asturias

El pasado 19 de Mayo, los alumnos de Bachillerato, 17 en total, junto con su profesor de Educación Física (Chemi), y su profesor de Inglés (Salva), fueron de viaje de fin de curso a Asturias y Cantabria, en que estuvieron cinco días.

primer día

El primer día salimos a las 1 de la madrugada desde Cazalla en un minibús, y llegamos a Santander a las 11 de la mañana. Allí visitamos la playa del Sardinero, el Palacio del Sardinero y subimos a un faro en el que pudimos disfrutar de las hermosas vistas del mar Cantábrico. Ya pasada la tarde nos dirigimos a nuestro hotel en Cangas de Anís (Asturias).

SEGUNDO DÍA

Por la mañana fuimos a un parque multiaventura en el que habían lianas, puentes tibetanos, escaleras, etc. ¡nos lo pasamos muy bien y hubo muchas caídas! Por la tarde subimos durante más de media hora una carretera llena de curvas, pero la espera mereció la pena ya que visitamos Covadonga y los lagos del Enol, los cuales estaban a gran altura y el aire soplaba con fuerza.

tercer día

Por la mañana hicimos el descenso del Sella, muy famoso por el Descenso Internacional del Sella que se realiza anualmente; hicimos un recorrido de unos 7 km. y todos tuvimos muchísimas agujetas en el brazo al día siguiente. Por la tarde, fuimos al mirador del Fitu, situado en los Picos de Europa y de donde pudimos ver al fondo las montañas nevadas. Más tarde nos acercamos a la playa de Ribadesella pero solo unos cuantos valientes se atrevieron a meterse, ya que el agua estaba muy fría. Eso, sí los chicos jugamos al fútbol playa.

Cuarto día

Por la mañana hicimos barranquismo, una experiencia nueva para todos excepto para Chemi. Yo creo que fue la actividad que más nos gustó a todos, en ella nos pusimos neopreno ya que el agua estaba muy fría porque procedía de las cumbres de los picos de Europa. al principio era difícil soportar el fría pero poco a poco nos fuimos adaptando. en esta actividad teníamos que saltar por el agua y lanzarnos por toboganes naturales de agua lo que nos encantó. Por la tarde fuimos a visitar Llanes, en la que habían unos acantilados impresionantes y unos rompeolas con graffitis, llamados los cubos de la memoria.

QUINTO día

Por la mañana visitamos Santillana del Mar (que ni es santa ni llana ni está en el mar) y también nos acercamos ver las famosas cuevas de Altamira. Después de comer, a las 4 o así, comenzamos el viaje de vuelta a Cazalla.

Manuel Bernabé